Tesla ha logrado imponerse en el mercado del coche eléctrico, pero aún afronta un gran reto: los fallos

Tesla ha logrado imponerse en el mercado del coche eléctrico, pero aún afronta un gran reto: los fallos
25 comentarios

En la mesa cada vez más amplia y concurrida de la movilidad eléctrica Tesla es uno de los comensales mejor posicionados. Los datos de la primera mitad de 2022 de EV Volumes son elocuentes, primero al dibujar la curva de crecimiento que han acumulado las ventas de vehículos eléctricos a lo largo de los últimos años hasta representar el 8,7% del total a nivel global —si en 2014 se despacharon 192.000, en 2021 se alcanzaron los 4,6 millones—; segundo, al situar a la compañía de Elon Musk como líder indiscutible, con más de 564.000 unidades comercializadas a lo largo del semestre, lo que equivale al 19% del pastel, muy por delante del segundo competidor, BYD.

Aquí mismo, en España, el Tesla Model 3 destaca entre los eléctricos más vendidos, en lo alto del ranking junto a modelos especialmente demandados, como el Fiat 500 eléctrico o el KIA e-Niro o el Dacia Spring. No todo son sin embargo grandes titulares y buenas noticias. A pesar de su innegable posición de fuerza en el sector, a la compañía de Elon Musk le queda un reto importante sobre la mesa: las averías o fallos, lo que ya le ha obligado a llamar a revisión a miles de unidades.

No hay que remontarse mucho en el tiempo para encontrar casos relevantes. A finales del mes pasado saltaba la noticia de que la compañía estaba llamando a revisión a más de 80.000 vehículos en China por problemas de software y los cinturones de seguridad. En concreto, precisa la CNBC, la multinacional estadounidense se centraba en 67.698 Model S y Model X fabricados entre septiembre de 2013 y noviembre de 2020, 2.736 Model 3 del 2019 y otras 10.127 unidades de su versión china.

Su posición en el ranking de fiabilidad

Los datos los ha facilitado la Administración General para la Supervisión de Calidad y Cuarentena (AGSCC) de China, si bien las incidencias no son las mismas para todos los vehículos. En el caso de los Model X y S se aprecia un problema en el software que afecta al sistema de gestión de la batería, lo que se vincula con el suministro de energía e incluso podría “aumentar el riesgo de colisiones”.

En los Model 3, tanto los ensamblados en las instalaciones de la compañía en Estados Unidos a lo largo de 2019 como los fabricados en su factoría de Shanghái entre los años 2019 y 2022, sería necesario un ajuste en la instalación de los cinturones localizados en la fila trasera.

El episodio tuvo relevancia tanto por el cuánto como por el dónde. China es uno de los mercados más estratégicos para la compañía de Elon Musk, que gestiona un importante polo de producción en Shanghái y se enfrenta a una competición creciente en el país protagonizada por firmas como BYD, Xpeng, Nio o Li Auto, que han aumentado sus lanzamientos de vehículos nuevos para 2023.

Tampoco era la primera ocasión en la que el fabricante estadounidense se veía obligado a retirar vehículos del mercado. Hace apenas unos meses, en mayo, ya tuvo que reparar más de 100.000 vehículos por un problema de sobrecalentamiento. Hace dos años, en otoño de 2020, las autoridades asiáticas anunciaban también la revisión de alrededor de 48.400 vehículos eléctricos de los modelos Model S y Model X por posibles defectos en las suspensiones delanteras y traseras.

A finales de noviembre la multinacional llamó a revisión a 321.000 vehículos en EEUU por un potencial problema con las luces traseras. El documento de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) de EEUU señala que no se han registrado accidentes ni lesiones por la incidencia técnica, pero la compañía sí habría recibido quejas de clientes.

¿Significa eso que fallan más los Tesla que los vehículos de otras marcas?

Hace solo unas semanas Consumer Reports (CR) publicó un ranking con las marcas más fiables tras un estudio para el que reunió datos de más de 300.000 vehículos de entre 2000 y 2022, incluyendo incluso adelantos de modelos previstos para 2023, y se centró en las respuestas de sus propietarios sobre los problemas con los que se habían encontrado en cuestiones como el motor, la transmisión o electrónica. En la clasificación global, con 24 marcas, Tesla ocupaba el puesto 19. La lista la encabezan Toyota, Lexus, BMW y Mazda, con un claro peso de firmas asiáticas.

1366 2000

Como puntos débiles de los modelos de Tesla Motors, aclaran desde USA Today, se señala el hardware de la carrocería, dirección, suspensión, pintura y sistema de climatización. El Model 3 alcanza en cualquier caso un nivel de fiabilidad promedio y la compañía logró en líneas generales escalar puestos en las clasificaciones de confiabilidad si se comparan con las de 2021, aunque, eso sí, manteniéndose por debajo del promedio, una situación en la que no está ni mucho menos solo. Otras marcas que lo comparten son Chevrolet, GMC, Volkswagen, Jeep o Mercedes-Benz.

El informe de Consumer Reports deja también lecturas interesantes más allá de las marcas, a nivel de sector, como que los vehículos eléctricos, en general, se encuentran entre los menos fiables, con un desempeño peor del registrado para los coches y camiones híbridos y de gasolina.

Una de las claves, señala a la cadena CNBC Jake Fisher, de CR, es la juventud de los modelos y el uso de nuevas tecnologías. “Los fabricantes de automóviles están usando los vehículos eléctricos como banco de pruebas tecnológico para cualquier tecnología nueva que quieran probar”, explica Fisher: “Al tener toda esta nueva tecnología, hay muchos problemas potenciales con ellos”.

Imagen: Dylan Calluy (Unsplash)

Temas